Notas, fotos y videos de ese costado insólito que tiene el deporte más lindo del mundo.

viernes, 27 de diciembre de 2013

¿El gol del año?

La obra de arte del Arsenal de Inglaterra fue -sin dudas- uno de los mejores tantos de este 2013. Imposible verlo una sola vez.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

El fantasma de Hoffenheim

Uno de los hechos futbolísticos más curiosos del año se dio en una pequeña aldea alemana, en un partido de la Bundesliga que disputaban 1899 Hoffenheim y Bayer Leverkusen. Luego de un cabezazo, la pelota salió de la cancha pero ingresó en el arco por un agujero de la red. No era gol y el árbitro lo convalidó. Para colmo, ese tanto provocó la derrota del equipo local.

viernes, 13 de diciembre de 2013

El hombre de los goles imposibles

Roberto Carlos, lateral brasileño que se retiró en 2012, convirtió más de 100 tantos a lo largo de su exitosa carrera y muchos de ellos presentaron una particularidad: el efecto provocado por la parte externa de su pie izquierdo. En este compacto, el top 3 de sus goles que desafiaron la física.

martes, 10 de diciembre de 2013

Casaca histórica IV

En 1992 y por un torneo amistoso de verano, Independiente goleó 4-1 a San Lorenzo. Lo más llamativo de aquella noche fue la camiseta del arquero Luis Islas, quien utilizó un parche para que su indumentaria también luciera la publicidad.


Para ver las "Casacas históricas" anteriores hacer click acá.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Un señor gol

Glen Little, un lungo mediocampista británico de 38 años, convirtió un verdadero golazo. En el pasado supo ganar la Copa de Irlanda y ascender a la Premier League, en la actualidad brilla en la quinta categoría del fútbol inglés.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Campeón se busca

Pareciera que ninguno quiere quedarse con el torneo argentino. A San Lorenzo, el único puntero, se le dieron todos los resultados que precisaba para festejar este fin de semana y no pudo de local contra Estudiantes. Vélez, que en la décima fecha se despidió del campeonato (lo dijo su propio DT), metió una arremetida fantástica y es uno de los tres escoltas. Newell’s, otro de los que está segundo, hace siete encuentros que no gana y aunque parezca insólito sigue con chances. Lanús, también escolta, acumulaba cinco triunfos en fila y empató los últimos dos partidos, en su cancha. 

El escenario es el siguiente. San Lorenzo (32 puntos) visitará a Vélez (30) y Newell’s (30) recibirá a Lanús (30). Si el Ciclón gana dará la vuelta olímpica. Si empata dependerá del resultado entre la Lepra y el Granate: se quedará con el título si igualan, jugará un desempate con el ganador de dicho encuentro en caso de que haya un vencedor. Si pierde no será campeón y el trono quedará para alguno de sus tres perseguidores. Queda una fecha y en caso de que dos equipos terminen con la misma cantidad de unidades se jugará un desempate, en un estadio neutral.

Los cuatro aspirantes al título perdieron en cuatro ocasiones y ya es un hecho que el campeón tendrá el puntaje más bajo de la historia, marca que por ahora le pertenece a Newell’s que en el Apertura 2004 festejó con 36.

Otros dos que hicieron todo lo posible para no dar la vuelta olímpica (y lo consiguieron) fueron Boca y Arsenal. El Xeneize sumó un punto de los últimos nueve y quedó a cuatro cuando restan tres en juego, mientras que el Arse ganó apenas uno de los últimos siete cotejos y también se despidió del torneo.

Ninguno brilla. La paridad es enorme y la regularidad, inexistente. El desenlace es imprevisible y será emocionante. Argentina busca campeón y por ahora no lo encuentra.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

El corneta

El disparatado espacio de Facundinho - Capítulo V

Un sin código, un pata de lana, un “Coco” Ameli. Sí, es doloroso ser cornudo, pero eso no debería mellar en el resultado de un deporte colectivo. Resulta que Juan Pablo Pereyra, delantero de Ferro tenía una mujer. Se llamaba Ludmila, era chaqueña y la amaba. Su vida era normal, todo lo normal que puede ser una vida compartida juntos: tenían un perro llamado Funes Mori, jugaban al burako todos los lunes y hacían el amor religiosamente cada 13 días. Pero Ludmila era flor de gato y en un entrenamiento conoció a Correa, otro player de Ferro. Empezaron mandándose mensajes de texto (Ludmi no sabía usar el WhatssApp) y terminaron copulando en el vestuario visitante de Boca Unidos de Corrientes. Pereyra se enteró y se juró cagarle la vida a Correa. Pero no sabía cómo, así que le preguntó a otro corneta y actual jugador de Ferro, Eduardo Tuzzio. -¿Te parece Edu que haga esto? -Sí, es lo mejor para vos y para el club. Es una enseñanza para los de inferiores. A continuación, la venganza de Juan Pablo Pereyra.


* El disparatado espacio de Facundinho es la sección más irracional del blog. Aparece esporádicamente y es gentileza del fenomenal Facundo Bonetto. Para ver sus anteriores entregas, hacé click acá.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

¿Sabías que...?

- Cristiano Ronaldo suma 47 goles con la camiseta de Portugal y junto a Pauleta (retirado en 2007) son los dos máximos goleadores de la historia del seleccionado luso.

- Cristiano acumula 395 tantos en su carrera (Sporting, Manchester, Real Madrid y selección); 31 gritos más que Lionel Messi.

- Con 225 goles, es el quinto artillero histórico del Real Madrid, detrás de Raúl González (323), Alfredo Di Stéfano, Carlos Alonso (más conocido como Santillana) y Ferenc Puskás. “Quiero ser el máximo goleador del club”, aseguró CR7 hace unos días.

- Ronaldo fue campeón en 15 oportunidades. Ganó las ligas de tres países diferentes (Portugal, Inglaterra y España) y sobresalen los títulos internacionales obtenidos con el Manchester: Champions League y Mundial de Clubes.

- En 2008 fue elegido Mejor jugador del mundo, premio que en los últimos cuatro años quedó en manos de Messi.

- Fue Bota de Oro (mayor goleador de las ligas europeas) en las temporadas 2007/08 (31 tantos) y 2010/11 (40 gritos).

- En este 2013 lleva 66 goles en 55 partidos, con el siguiente detalle: 36 en la liga española, 6 en la Copa del Rey, 14 en Champions League y 10 con la selección.

viernes, 15 de noviembre de 2013

“Fue una sensación inexplicable”

Vive en un lugar paradisiaco (Islas Baleares), estudia y juega al fútbol por hobby, aunque sueña con llegar a primera división. No es famoso a nivel mundial pero su golazo de chilena traspasó todas las fronteras. Se trata de Tolo Barceló Ramis, quien aceptó gustoso la charla con Fútbol Curioso.

“Nunca había soñado con algo así. Fue una sensación inexplicable y no lo podía creer”, cuenta el portero de Alcúdia, equipo de la cuarta división de España.

Su pirueta, que sirvió para empatarle de manera agónica al Mallorca B, apareció en canales de televisión de diferentes puntos del globo y ya tiene más de 200 mil reproducciones en Youtube.

“Jamás pensé que las imágenes de mi gol llegarían tan lejos. Creí que no saldrían de Baleares y resulta que han salido por todo el mundo”, confiesa el joven, de apenas 19 años.

Su carrera recién comienza y su juventud le permite ilusionarse a lo grande: “Mi mayor sueño es debutar en la primera división española”. El Tolo no se toma el deporte como un trabajo, pero reconoce que le sirve para darse “algunos caprichos”.

“Disfruto cada segundo”, afirma en su Twitter personal (@ToloBRamis). En la vida, un tipo simple. En el fútbol, un goleador con guantes.

Lindo presente, enorme futuro.

martes, 12 de noviembre de 2013

Loco por el fútbol

Así se describe Tolo Barceló Ramis en el perfil de su cuenta de Twitter (@ToloBRamis), que hoy rebalsa de felicitaciones. Resulta que el arquero de Alcúdia, un club de la cuarta división de España, convirtió un tanto sobre la hora y ¡de chilena! El agónico golazo fue sufrido por el Mallorca B, equipo que arrastraba once victorias en fila.


viernes, 8 de noviembre de 2013

Tuvo que pedir disculpas

Ali Sami Yachir, delantero que actúa en el fútbol de Argelia, no supo aprovechar el error garrafal del arquero contrario. Definió afuera, cuando estaba solo y con el arco a su disposición. No le quedó otra que pedir perdón.

martes, 5 de noviembre de 2013

La cancha de líneas curvas

Ni el Negro Fontanarrosa en sus mágicos cuentos fantaseó con un campo de juego semejante. 

Hay veces en que la realidad supera a la ficción: en esta cancha se disputó un partido oficial de la Serie C del Campeonato Carioca del fútbol brasileño.


viernes, 1 de noviembre de 2013

El peor córner de la historia

Estrella Roja de Belgrado es un club de fútbol de Serbia que supo ser campeón del mundo (1991). Hoy su nombre traspasó las fronteras por otro motivo: un tiro de esquina que se convirtió en papelón.

martes, 29 de octubre de 2013

Glorias del pasado

Cuarta entrega. El juego es muy simple: se ofrece una foto y los lectores deben adivinar de quién se trata. Tres pistas: surgió de San Lorenzo, se consagró en Boca y hoy es director técnico.


Respuesta: Blas Armando Giunta.

Para ver las anteriores ediciones de "Glorias del pasado", click acá.

viernes, 25 de octubre de 2013

Abuela, ¿me alcanza la pelota?

Plaza, chicos y una pelota. Una escena que se multiplica por miles, en cientos de países. De golpe, entra en acción una viejita y todo se vuelve mágico. ¿Truco o realidad?

lunes, 21 de octubre de 2013

Luna de Avellaneda


A los equipos más importantes de la ciudad se les vino la noche. Independiente juega por primera vez en la B Nacional y no figura entre los diez primeros, mientras que Racing luce hundido en el último puesto del torneo Inicial.

Futbolísticamente heridos, institucionalmente destrozados. Así están.

La Academia repatrió a Reinaldo Merlo y el primer encuentro con Mostaza como entrenador no fue el esperado. Volvió a perder y elevó su sequía de goles a seis partidos. El último tanto que convirtió fue hace más de 550 minutos y acumula 2 puntos de 36 posibles (el peor arranque de su historia). El descenso ya es un peligro real. Además, su comisión directiva se está reacomodando luego de las renuncias de sus principales dirigentes, Gastón Cogorno y Rodolfo Molina.

El Rojo creció con la llegada del técnico Omar De Felippe aunque todavía no logró dar el salto definitivo. Está lejos de los puestos de ascenso y sus estadísticas demuestran su irregularidad: cuatro triunfos, cinco empates y tres derrotas. Para colmo la FIFA le pidió a la AFA que se le quiten entre 3 y 6 unidades por una deuda. La vida institucional tampoco disfruta de buena salud: tiene una deuda millonaria y un presidente (Javier Cantero) híper cuestionado.

Dos grandes que hoy parecen diminutos…

miércoles, 16 de octubre de 2013

Un casamiento especial

Daniel Cutting, experto en freestyle, transformó su boda en un show.

viernes, 11 de octubre de 2013

El golazo y el no-gol

El fútbol siempre obsequia situaciones increíbles y esta semana no fue la excepción. Nacional de Montevideo marcó un tanto fantástico luego de una excelente acción colectiva. El conjunto uruguayo edificó una jugada digna del Barça y su entrenador, el argentino Rodolfo Arruabarrena, explotó de alegría. La contracara de semejante obra fue Willian Gomes, de Cruzeiro de Brasil, quien no pudo convertir a pesar de encontrarse en la boca del arco. Para colmo, su equipo terminó perdiendo ante San Pablo. 

El golazo de Nacional



El no-gol de Willian Gomes

martes, 8 de octubre de 2013

La estatua de Zidane se mudó a Qatar

La escultura de cinco metros, que durante un tiempo lució frente al museo Pompidou de París, fue comprada por el país de Medio Oriente. “Es una pieza impresionante y está realizada con el mismo estilo que las estatuas mitológicas griegas, pero ésta glorifica los defectos humanos. Demuestra que los futbolistas no son dioses, a pesar de que a veces los tratamos como tal”, expresó Jean Paul Engelen, director de arte público de Qatar.


Zinedine Zidane no es un Dios ni mucho menos. Sin embargo, su carrera deportiva acaricia la perfección. Zizou fue tres veces "Mejor jugador FIFA del año" (1998, 2000 y 2003) y ganó más de una docena de títulos, entre los que se destacan: un Mundial (con Francia) y dos Intercontinentales (con Juventus y Real Madrid). En su haber cuenta con tres cabezazos históricos en finales de Copas del Mundo... dos fueron goles, otro se transformó en estatua.

jueves, 3 de octubre de 2013

Como hincha, es un maestro

En Brasil, un profesor de derecho les dijo a sus alumnos: "El que venga con la camiseta del Esporte Clube Bahía, podrá hacer el examen consultando la constitución". La respuesta fue masiva.


Si bien el Esporte Clube no es de los equipos más grandes de su país, se encuentra en primera división y cuenta con algunos logros históricos destacados. En 1959 fue campeón tras vencer al Santos de Pelé y ese título le permitió ser el primer conjunto brasileño en participar de la Libertadores (1960), y también dio la vuelta olímpica en 1988.

martes, 1 de octubre de 2013

Superhéroe

Bjorn Akesson, arquero del IKF Värnamo de la segunda división de Suecia, marcó un gol cuando se jugaban dos minutos y medio del tiempo de descuento. Lo curioso es que no lo convirtió de penal, ni de tiro libre y tampoco de cabeza. Fue un derechazo desde la puerta del área y le sirvió a su equipo para empatar 3-3 ante el Varverg.

viernes, 27 de septiembre de 2013

De laboratorio

No todo está inventado. Una prueba de ello es el gol del Rot-Weiss Essen, un equipo de la cuarta división de Alemania. Un tiro libre, seis jugadores. Cinco actores que distraen, un gran ejecutante. Un golazo.

jueves, 19 de septiembre de 2013

Glorias del pasado

Tercera entrega. El juego es muy simple: se ofrece una foto y los lectores deben adivinar de quién se trata. Un par de ayudas: hizo buena parte de su carrera en España (ganó varios títulos con el Barcelona) y en su trayectoria convirtió más de 200 goles.


Respuesta: Juan Antonio Pizzi.

Para ver las primeras ediciones de "Glorias del pasado", click acá.

viernes, 13 de septiembre de 2013

La Bella y la Bestia

El protagonista del primer video, el uruguayo Maximiliano Rodríguez Maeso, es velocidad, habilidad y osadía. El intérprete de la segunda escena, el armenio Aras Ozbiliz, es apuro, torpeza y papelón. A disfrutar de las dos jugadas de la semana. La mejor y la peor. La Bella y la Bestia.

Maximiliano Rodríguez Maeso


Aras Ozbiliz

lunes, 9 de septiembre de 2013

Un masajista que da resultados

Su intervención fue clave para que su equipo sumara al menos un punto. Sucedió en la Serie D del torneo brasileño, en el partido que disputaban Aparecidense y Tupi FC (qué nombres más raros).


Para ver el antecedente de Fútbol Curioso hacer click acá.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Casaca histórica III

Esta foto de 1988 se hizo famosa porque Gustavo Costas utilizó una camiseta sin publicidad, a diferencia de sus compañeros que lucieron el estampado de Nashua. Ese equipo de Racing (en la foto se destacan Medina Bello y Rubén Paz) se consagró campeón invicto de la Supercopa, tras vencer a Cruzeiro en la final. El director técnico de la Academia por aquellos años era Alfio Basile.


Para ver las "Casacas históricas" anteriores hacer click acá.

martes, 3 de septiembre de 2013

Golea al ritmo de los grandes...

¿Grandes del fútbol? No. De la música. Atlético Goianiense, de la segunda división de Brasil, superó 4-0 a Oeste FC y el último tanto fue convertido por John Lennon, luego de un pase atrás de Michael Jackson. Increíble pero cierto.

El video del gol


La ficha de los jugadores en el sitio oficial del club


viernes, 30 de agosto de 2013

La tierra del Barça

La original publicidad que lanzaron Barcelona y su principal sponsor. Premio a la mejor actuación: Gerard Piqué.


martes, 27 de agosto de 2013

¿Grandes?

Por primera vez en la historia, perdieron en el mismo fin de semana los denominados grandes del fútbol argentino: Boca, River, San Lorenzo, Racing e Independiente. Este hecho sin precedentes merece un análisis, aunque sea breve, de los difíciles presentes deportivos que atraviesan los clubes más importantes del país. 

Arranquemos con Boca, quizás el de menores inconvenientes. La llegada de Carlos Bianchi no mejoró el rumbo del equipo. Luego de salir anteúltimo en el primer torneo del año, el Xeneize se reforzó como para ser uno de los animadores del actual campeonato. Sin embargo tuvo un arranque irregular, con dos triunfos y dos derrotas. Los últimos títulos que consiguió fueron con Julio Falcioni como DT (Apertura 2011 y Copa Argentina 2011/12).

El caso de River es más complejo. Todavía con el orgullo herido por su primer descenso (en mediados de 2011), la institución de Núñez no logra volver a ser ese Millonario que fue durante gran parte de su historia. Repatrió a Ramón Díaz y luchó el certamen anterior pero nunca estuvo a la altura de Newell’s, que fue el justo campeón. En el Inicial acumula apenas cuatro puntos de doce. No sale campeón en Primera División desde 2008.

San Lorenzo se desinfló. Comenzó el torneo con dos victorias y, enseguida, se transformó en el candidato de la opinión pública. Una derrota inesperada ante Argentinos (0-3 como local) y la caída contra Quilmes modificaron el escenario por completo. El Ciclón, casi sin darse cuenta, se introdujo en la medianía que atraviesa la mayoría. Hace un año mantuvo la categoría gracias a la Promoción y no consigue un título desde 2007.

Después de un discreto Torneo Final, en el cual amagó a pelear bien arriba pero finalizó en la sexta ubicación, Racing tuvo un pésimo comienzo en el actual certamen (un punto sobre doce) y esto le costó quedarse sin entrenador. En los últimos meses pareció estar más pendiente de la mala actualidad de Independiente que de su propio presente. La última vuelta olímpica que dio fue en 2001, con Reinaldo “Mostaza” Merlo.

Y qué decir de Independiente. El club que más veces levantó la Copa Libertadores de América deambula por la peor crisis de su historia. Hace unos meses descendió por primera vez y aún no le encontró la vuelta a la B Nacional (dos unidades de doce posibles). Este fin de semana también se quedó sin director técnico. No sale campeón desde 2010 (Copa Sudamericana) y no gana un campeonato local desde 2002.

Otro dato que grafica el flojo momento futbolístico de estas cinco instituciones: de los últimos diez torneos locales, ocho quedaron en manos de los equipos “chicos”.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Golazo: ¿genio o afortunado?

No se pierdan el tanto de Gerardo Henríquez, quien convirtió un gol espectacular en la tercera división de Chile. Hay dos posibilidades. Buscó el arco y estamos ante un fenómeno. Quiso enviar un centro y contó con la colaboración de la suerte. ¿Qué opinás? 


jueves, 15 de agosto de 2013

David contra un par de Goliat

Mathieu Valbuena, el movedizo jugador de la selección de Francia, mide 1,67 pero al lado de los enormes defensores de Bélgica parece que no superara el metro. La inclinación del petiso y el lugar de la cámara colaboran a exagerar el efecto. Una foto muy curiosa que, según dicen, no tiene Photoshop.

lunes, 12 de agosto de 2013

El árbitro que dirige a su ex club

El título puede resultar confuso y es lógico. La situación es totalmente atípica, curiosa y para algunos, una coincidencia que podría evitarse para sortear suspicacias.

Ignacio Lupani, de 30 años y juez en el fútbol de ascenso de la Argentina, tuvo una breve trayectoria como jugador. Fue entre 2003 y 2005 cuando defendió la camiseta de Ferrocarril Urquiza en Primera D. Su carrera podría resumirse de la siguiente manera: volante central, 14 partidos, un gol.

En 2009 la institución mencionada se fusionó con el Club Deportivo UAI (Universidad Abierta Interamericana) y dieron origen al Deportivo UAI Urquiza. Justamente a este conjunto dirigirá Lupani hoy cuando su ex equipo reciba a Platense, por la segunda fecha de la Primera B Metropolitana. Un dato: no será la primera vez.

Con ustedes, el famoso jugador número doce.

viernes, 9 de agosto de 2013

La globalización a pleno

Hace un par de décadas esta situación hubiese sido prácticamente imposible: simpatizantes japoneses alientan a sus jugadores al ritmo de una canción de "La Mona" Jiménez. Internet y las redes sociales quebraron las fronteras, aunque no deja de resultar curioso. Aplausos para la hinchada.


lunes, 5 de agosto de 2013

El centro de atención

El disparatado espacio de Facundinho - Capítulo IV

Estoy re borracho y soy un boludo. Nunca en mi vida hice algo importante y eso me frustra… Yo quiero ser el centro de atención. Necesito serlo aunque sea por 15 segundos. Una piba que me re trancé me debe un favor y me cuelo en un partido amistoso entre Everton y Juventus. Qué partido tan aburrido, pienso, mientras me meo encima y miro las bonitas piernas de “Gigi” Buffon. Una idea me da vueltas en la cabeza: ¿y si consigo laburo? Naaa, mejor no. ¡Cobran penalti para la Juve! Siento que llegó mi hora. Le pego una cachetada a la piba que me trancé, le robo un hot dog al señor que vende hot dogs y me meto a la cancha a patear el penal. ¡Soy el centro de atención! ¡Soy feliz! Veinte mil hinchas se ríen de mí. Pateo el penal con todas mis fuerzas pero Buffon lo detiene… No importa, conseguí lo que quería.


* El disparatado espacio de Facundinho es la sección más irracional del blog. Aparece esporádicamente y es gentileza del fenomenal Facundo Bonetto. Sus anteriores entregas: Capítulo I / Capítulo II / Capítulo III.

miércoles, 31 de julio de 2013

Primera fecha

* Cuento escrito por Ariel Scher y publicado en www.11wsports.com

La gracia de la vida es que no todos amamos lo mismo. El tío Osvaldo, por ejemplo, era indiferente a que el invierno se apagara o a que el verano se encendiera, pero jamás descuidaba su colección de estampillas. El tío Roberto fracasaba cada noche en la que una dama se le proponía como novia, pero jamás se salteaba de su agenda y de su felicidad los recitales del Indio Solari. Y el tío Miguel los quería a los dos, aunque no había acariciado una estampilla ni en los días en los que el mundo parecía una suma de cartas y, menos todavía, distinguía una brevedad de rock de tres compases de tango. Muchos que lo conocían poco y muchos que lo conocían bastante creían que lo de él era el fútbol. Fallaban o casi fallaban. Lo que al tío Miguel le interesaba más que el aire y más que el agua era la primera fecha.

En las casas del tío Osvaldo y del tío Roberto había fotos del tío Miguel gritando el quinto gol con el que River le ganó a Boca el clásico más electrizante de la historia en la primera fecha del Nacional de 1972 y fotos del mismo tío Miguel explotando de emoción en la primera fecha de Metropolitano de 1974, cuando Carlitos García Cambón construyó el debut más espectacular de la historia metiendo cuatro goles de una sola vez para Boca y frente a River. No era que el tío Miguel no tuviera su corazón entregado a una camiseta de fútbol. Ocurría que su condición de hincha funcionaba como una pasión dentro de la pasión. No lo dudaba: si en los documentos de identidad, en la ficha del odontólogo o en los apuntes sobre la tumba hiciera falta apuntar quién era, ese era. Un hombre que encontraba en la primera fecha lo que otros no detectan en nada aunque les hayan abundado la universidad, la plata o las oportunidades de respirar.

El tío Miguel nunca se ausentaba de una primera fecha, pero permanecía semiausente de las demandas para que explicara su conducta. A veces, pocas veces, entregaba pistas. Sucedía cuando la dulzura de las Navidades le ablandaba los labios, cuando se sentía responsable de achicar el dolor de las buenas gentes en los velorios o cuando notaba que uno de los tantos desamparados de la Tierra necesitaba que alguien lo considerara importante. Entonces decía que una primera fecha implicaba una referencia, algo que en algún lugar siempre nos estaba esperando, un edificio especial en medio de las geografías chatas, un posible aprendizaje cuando suponemos que conocemos el manual entero, una certeza de que demasiadas veces todo amaga con estar terminado y de que, sin embargo, demasiadas veces todo vuelve a empezar.

El tío Osvaldo no tuvo más rumbo que la resignación cuando el tío Miguel le quitó su traje de casamiento para ser testigo de un duelo de la primera fecha entre dos equipos sin expectativas de la Primera C de 1987. El tío Roberto aceptó que la fiesta de graduación de su hija médica se hiciera en los escalones del estadio del barrio mientras en ese estadio se jugaba, de la mañana a la noche, la primera fecha de un campeonato lleno de vecinos. La fundamentación no variaba: la primera fecha ponía al universo en otra estatura, fabricaba luz en el horizonte gris. Así, el tío Miguel convenció a un cura jovencito e inteligente de que oficiara la clásica misa de diez en el vestuario de un partido de primera fecha que se disputaba a las tres de la tarde. Así logró que el bar Mitzva del hijo de un amigo judío se celebrara con rituales plenos pero en el círculo central de una cancha que albergaba una primera fecha. Así propuso, sin hallar consenso, que los legisladores que el pueblo votaba asumieran en las jornadas de primera fecha. Intuía que, a la hora de jurar, a algunos les vendría más que bien mirar ojos de primera fecha porque eso significaba mirar la esperanza humana.

Para el tío Roberto, la demostración cumbre del valor que le asignaba el tío Miguel a la primera fecha aconteció cuando invirtió una indemnización completa en viajar de un avión a otro y de ese segundo avión a un tercero para respaldar a los chicos que jugaban por la primera fecha en un país lejanísimo donde nadie miraba fútbol. Para el tío Osvaldo, nada igualaba el agosto en el que el tío Miguel había escrito un texto insuperable sobre el sentido de la primera fecha y se lo había enviado al Papa para que lo transformara en sermón, al secretario general de la Naciones Unidas para que lo convirtiera en compromiso de todos los estados miembros y al último Premio Nobel de Medicina para que le agregara detalles con rigor científico y recomendara a las primeras fechas como un aporte hacia la vida sana. En cambio, para los sobrinos, para las cuñadas, para los compañeros de trabajo y hasta para los que sabían del tío Miguel sólo por versiones, lo más extraordinario de la devoción del tío Miguel por la primera fecha consistía en que no lo había vencido el hecho de que al fútbol y a sus primeras fechas los hubieran atrapado violencias mortíferas, suciedades con formato de negocios y mezquindades repetidas que se desplegaban bajo cualquier argumento. Frente a esas apreciaciones, el tío Miguel no rechazaba realidades y reconocía que el fútbol y las primeras fechas se habían vuelto un desfile de manchas. No obstante, como a todos los individuos que pelean a favor de los sueños, le quedaba una defensa: "La primera fecha es comenzar. Y resignarse a no comenzar es resignarse a que ya no se podrá nada".

No hay anuncios sobre dónde el tío Miguel disfrutará de la próxima primera fecha. En la familia, hay quienes conjeturan que lo hará cerca de los que pasan hambre y hay otros que vaticinan que se pagará la entrada de la mejor platea del planeta. Será cuestión de mantenerse atentos: con un smoking en medio de una banda de desarrapados, cubierto por un paraguas en un clima sin tormentas, enarbolando un ramo de flores entre los dedos o silencioso en el centro de una multitud, lo único seguro es que el tío Miguel estará. Estará y, dado que una primera fecha es un baúl de ilusiones, tal vez otras cosas asombren. Quizás el tío Osvaldo se atreva y, con su colección de estampillas encima, resuelva, por fin, acompañarlo. Y si el eco impagable del Indio Solari vuela desde alguna tribuna, ya saben: también se animó el tío Roberto, que, como en las primeras fechas siempre se inaugura algo, en una de esas se llena de confianza y no fracasa ante la próxima dama que se le proponga como novia.

miércoles, 24 de julio de 2013

¿Fútbol?

Es similar pero bastante más complejo. Lo llaman Fútbol-barro y hace unos días se disputó la tercera edición de la Copa del Mundo, con 64 equipos de diferentes puntos del globo. El torneo se realizó en Escocia y el país anfitrión se quedó con la copa.

lunes, 22 de julio de 2013

Un hincha puso en venta a un jugador en ebay.com

La ocurrencia de los simpatizantes parece no tener límites. Un fanático del conjunto inglés Wolverhampton Wanderers, enojado por los dos descensos consecutivos de su equipo, colocó a la venta a un futbolista de su club: Jamie O’Hara. Lo más llamativo es que lo puso al irrisorio valor de 1.50 libras, aunque rápidamente la subasta superó la marca de 150 mil. 


Al poco tiempo, el sitio ebay.com eliminó la publicación y todo quedó como una broma.

Dos curiosidades más:

- Wolverhampton, hoy en tercera división, es la única institución que ganó todos los títulos oficiales del fútbol de Inglaterra.

- O’Hara, hoy ridiculizado y señalado como uno de los grandes responsables de los dos últimos fracasos deportivos del Wolverhampton, supo ser campeón (Copa de la Liga, en 2008, con Tottenham) y vestir la camiseta inglesa, con la selección sub-21.

miércoles, 17 de julio de 2013

Ídolo nacional

No se pierdan lo que hace Matías Antunez luego de dos años de práctica. "Logré manejar una técnica dónde mezclo mis dos pasiones: el fútbol y la cerveza", asegura. Un genio.


lunes, 15 de julio de 2013

La cal tiene nueva competencia

Nike presentó una verdadera innovación que ya se utiliza en algunos puntos de Madrid (España): canchas de fútbol marcadas con láser. ¿Trascenderá y -con otro color- se utilizará en los campos de césped?



jueves, 11 de julio de 2013

¿Sabías que...?

- Olimpia participará por séptima vez de una definición de Copa Libertadores de América (hasta ahora ganó tres y perdió tres), mientras que Atlético Mineiro disputará su primera final continental.

- El fútbol paraguayo tiene tres Libertadores y son todas de Olimpia, en tanto que el fútbol brasileño suma 16 y ninguna fue conseguida por el Mineiro.

- Por segunda vez en la historia la Libertadores tendrá una final entre un equipo de Paraguay y uno de Brasil. El único antecedente es de 2002 y el propio Olimpia se quedó con el título, tras vencer a São Caetano por penales.

- Olimpia, además de contar con tres trofeos a nivel continental, obtuvo otros cinco logros internacionales oficiales entre los que se destaca la Copa Intercontinental de 1979. Fue campeón de la Primera División de Paraguay en 39 ocasiones (supera por diez a Cerro Porteño y es el más ganador de la historia).

- Las vitrinas de Atlético Mineiro son bastante más austeras. A nivel nacional fue campeón una sola vez (1971) y en dos oportunidades ganó la Conmebol (un certamen continental oficial de segundo orden que dejó de disputarse en 1999).

- El equipo paraguayo ingresó a la actual Libertadores a través de lo que se conoce como "repechaje", donde venció a Defensor Sporting de Uruguay por un global de 2-0. En total disputó 14 partidos: ganó 8, igualó 3 y perdió 3.

- El conjunto brasileño entró directamente a la fase de grupos y hasta ahora jugó 12 encuentros: 8 triunfos, 2 empates y 2 derrotas.

lunes, 8 de julio de 2013

Glorias del pasado

Segunda entrega. El juego es muy simple: se ofrece una foto y los lectores deben adivinar de quién/es se trata. En esta ocasión, dos protagonistas a reconocer. El único que amerita ayuda es el personaje de la izquierda, quien fue un gran volante central de Ferro Carril Oeste (campeón invicto del Nacional 1982).


Respuesta: Gerónimo Saccardi y Diego Maradona.

Para ver la primera edición de "Glorias del pasado" hacer click acá.

viernes, 5 de julio de 2013

El penal

* Cuento escrito por Max Goldenberg y publicado en http://max.com.ar/2013/06/17/el-penal/

La cantidad de gente era lo de menos. Lo más importante estaba en el punto del penal y lo que iba a pasar (para mal o para bien) en menos de dos o tres minutos. “Penal bien pateado es gol” siempre dicen. “Claro” pensaba El Tuerto “total… el que patea soy yo”.

Acomodó la pelota haciéndola girar entre sus manos, como buscando el punto exacto donde apoyarla en el punto de cal. “¿Por qué le dicen “punto” si es grande como una torta?” pensó El Tuerto haciendo una mueca que, desde las cabinas, sería entendida como un gesto de suficiencia. En ese momento se le ocurrió pedir el cambio de pelota. “Está desinflada” le dijo al árbitro holandés, sabiendo que no lo iba a entender. El arquero se acercó corriendo, quejándose. “Vos cerrá el orto” le dijo El Tuerto aún teniendo en cuenta que el jugador del otro equipo no hablaba español.

Mientras buscaban otra pelota que satisficiera las necesidades del jugador argentino, El Tuerto aprovechó para mirar hacia las tribunas. Sabía que sería la última vez que estaría en una situación semejante. Posiblemente por mucho tiempo más, ningún jugador de fútbol de la selección argentina tendría la responsabilidad que él estaba a punto de afrontar. Entonces se tomó esos minutos (quizás fueran segundos) para grabarse todo lo que estaba sucediendo.

El arquero lo insultaba. El Tuerto, tranquilo, le hacía gestos para hacerse entender mejor. “No solo no te entiendo sino que, además, me garcho a tu mujer” le soltó con la libertad del idioma que no se entiende. “La pelota está desinflada y, para romperte el culo bien roto, la necesito inflada ¿entendés, ruso?” le gritó. El rival no era ruso pero no importaba. Todos los que son de “por allá lejos” son rusos. Así de simple.

Pensar que él jamás se imaginó estar en esta situación. De hecho, no debería estar jugando. El técnico se lo dejó bien en claro apenas lo convocó para integrar el banco: “Sabé bien sabido que ni mamado te pongo. Gordo como estás, no podés correr ni al colectivo” ¡Qué lejos de aquella aseveración con tono de dictamen final estaba ahora El Tuerto! A punto de patear el penal más importante de los últimos treinta años de fútbol argentino, no pudo menos que reírse de su presente.

¿Cuáles eran las probabilidades de que se lesionaran, en un mismo partido, los dos delanteros y el arquero? Cuando el nueve titular pidió el cambio, el técnico lo miró y le dijo: “Dale Tuerto, calentá”. Ya habían hecho dos de los tres cambios permitidos. El arquero y uno de los delanteros. El único que quedaba disponible era él. Y allí fue, a calentar, con la certeza de que debería empezar a creer en los imposibles.

“Dale Tuerto, dale!” le gritó el técnico “Dejate de saltar como un boludo y entrá” La desesperación por hacer el cambio le impedía mantener la compostura. “Vos entrá y tratá de no hacer cagadas y, en la primera que puedas, la mandás a guardar. Cuidá la bocha, Tuerto. No te hagas el habilidoso que faltan quince minutos más lo que el puto del árbitro agregue así que entrá y quedate arriba. En una de esas, tenemos culo y no tenés que patear al arco”.

Le dio una palmada en el hombro que pareció más un golpe que otra cosa y, aunque parecía mentira, El Tuerto estaba a punto de jugar la final de un mundial de fútbol.

La primera jugada en la que participó fue en el gol del empate del rival. Fue un centro desde la derecha que cayó en medio del área argentina. El arquero quiso despejar con los puños pero no solo le erró a la pelota sino que noqueó al delantero rival. El juez se llevó el silbato a la boca para cobrar penal pero la pelota pegó en medio de su rostro, empujando el silbato, haciendo que el árbitro se lo tragara. En la confusión, El Tuerto intentó despejar el balón pero utilizó su pierna menos hábil y la pelota realizó un extraño chanfle y volvió a elevarse hacia su propio arco. El número once saltó para cabecear el balón y así marcar el empate pero el juez del partido, tosiendo, tratando de expulsar el artefacto atrapado en su garganta, lo desestabilizó e hizo que el delantero cayera encima de un defensor argentino, errando así el golpe original pero no al balón que salió disparado en un tiro que desafió cualquier lógica. La pelota rebotó en el travesaño con tanta violencia que llegó hasta la mitad de cancha. Allí estaba ya El Tuerto quien, alertado por la situación, había corrido en esa dirección. Llegó antes que el mediocampista rival y quiso patear hacia el arco pese a los gritos desesperados de su técnico quien le recomendaba que no pateara y que se fuera, ya que estaba, a la concha de su hermana. El Tuerto logró realizar el disparo y pateó la pelota con toda su fuerza intentando que ésta llegara al arco contrario. Lo que no tuvo en cuenta era que el cinco rival, adelantado a la jugada, había saltado tratando de evitar esa gesta. Y lo logró, aunque nunca vería el resultado de su heroica acción. La pelota pegó de lleno en su rostro y lo fulminó al instante. Tal fue la fuerza del impacto que hizo que el balón realizara una parábola extraña y volviera hacia el área argentina. Lo cierto es que, en ese instante, el árbitro había logrado escupir el silbato y trataba de hacerlo sonar para cobrar falta cuando la pelota cayó desde lo alto del cielo, le pegó en la cabeza y entró en el ángulo superior izquierdo sorprendiendo al arquero que voló hacia la derecha. Gol y empate.

La segunda jugada fue la del penal. Los rivales, cansados, hacían tiempo para llegar al fin del tiempo reglamentario y, así, a los penales para definir el mundial de una buena vez. El arquero se la pasó al dos. El dos, de rabona, se la dio al tres y allí se desató la tormenta perfecta. El tres, como todo tres, no era para nada habilidoso. Intentó levantarla para dársela de cabeza a su arquero y que este la pudiera tomar con las manos. El problema fue que el tres la levantó en exceso y mandó un centro bombeado al medio del área. El arquero argentino, que estaba allí sorprendiendo a todo el mundo intentando sumar un hombre en ataque, saltó con las manos en alto buscando apresar el balón, en una clara muestra de deformación profesional. El arquero rival hizo exactamente lo mismo haciendo que ambos profesionales del arco quedaran anudados, abrazados. La pelota sobrepasó ese abrazo fraterno y quedó picando en las inmediaciones del área chica. Allí El Tuerto vio su posibilidad para marcar el gol y, de esa forma, ganar el mundial. En ese momento, el juez de línea quiso levantar la bandera para marcar una falta pero lo hizo con tanta vehemencia que el banderín salió disparado como un proyectil en dirección del área donde estaba la pelota a punto de ser impactada por el pie menos hábil del Tuerto. El banderín, convertido en una flecha, impactó de lleno en la pelota y la movió lo necesario para que El Tuerto pegase una patada al aire, realizase una pirueta y cayese de espaldas. El juez no dudó un instante: penal. Quedó agachado, con su mano derecha apuntando hacia el punto penal y la izquierda sosteniendo su silbato. El pitido duró aproximadamente catorce minutos. De joven, el juez del partido había sido buzo táctico y había desarrollado una extraordinaria capacidad pulmonar.

Todos se miraron. Como cuando el padre pregunta a los hijos quién rompió el jarrón, nadie se quiso hacer cargo del penal. El técnico, desde el banco de suplentes gritaba desesperado que cualquiera agarrase la pelota pero que, bajo ninguna circunstancia fuera El Tuerto quien ejecutase la pena máxima.

¿Y quién sino El Tuerto sabía lo que significaba la pena máxima? “Que le pregunten a la Rosita sino” pensó él con un dejo de tristeza, recordando a la bella vecina que nunca le diera bola y que, encima, se terminara casando con el gil de Vicente, cuyo logro máximo era ser el hijo del dueño del almacén de la esquina. Si eso no era pena máxima, entonces había vivido equivocado toda su vida.

“Voy yo. Los veo en un rato, muchachos” canchereó El Tuerto con voz firme pero con el corazón a punto de explotar de los nervios.

Allí estaba, pues, El Tuerto a punto de patear el penal que haría que Argentina pase a ganar el partido faltando menos de dos minutos para que se cumpliese el tiempo total de juego.

“Si me viera mi vieja…” pensó El Tuerto mientras le alcanzaban un nuevo balón. No era una expresión de deseo por tener a su madre viva ya que ella estaba en las tribunas en ese preciso momento. El problema era que la madre del Tuerto era ciega de nacimiento.

Apoyó la nueva pelota, reluciente, sobre el punto del penal. La hizo girar un par de veces apuntando el pico hacia el arquero, como si fuese una mira telescópica. Le dio un beso, deseándole suerte “No me cagues en esta, redonda” le dijo. Y se levantó. Se había tenido que tirar al piso para poder besar el balón y susurrarle su último pedido.

Una vez erguido empezó su caminata en reversa, para no sacarle la mirada al arquero quien se movía dando unos saltitos sobre la raya de meta. Cuando llegó a la mitad de la cancha se frenó. La pelota le había quedado un poco lejos, es cierto, pero al Tuerto siempre le habían gustado las carreras largas. No por nada seguía jugando pese a tener ya cuarenta y siete años. Intentó serenarse pero el corazón le latía, encabritado, dentro de su pecho tan fuerte que varios hinchas lo confundieron con los bombos de la barra brava.

Sonó la señal del árbitro, habilitando la ejecución del tiro desde el punto del penal. El Tuerto empezó, entonces, su carrera final. Al principio con un suave trotecito pero, conforme se acercaba al área grande, su carrera era alocada. Estaba a tres zancadas del momento cúlmine de su carrera deportiva. Argentina estaba a tres zancadas de ser otra vez campeona del mundo.

Dio la primera zancada y pensó en que no había dejado programada la videocasetera para grabar su novela favorita. “Qué manera de desperdiciar una zancada” pensó.

Dicen que en la anteúltima zancada, el pateador decide para qué costado va a dirigir el tiro. En su segunda, la anteúltima, El Tuerto decidió que no iba a decidir nada. Que se dejaría llevar por el momento, que estaba cansado de planificar todo. Que era momento de improvisar y dejar de ser tan previsible. “Que fluya” se dijo.

Apoyó firmemente el pie izquierdo al costado de la pelota y se preparó para dar el puntapié final. Llevó la pierna derecha hacia atrás, bien atrás, casi tocando su glúteo con el talón y lanzó la pierna hacia adelante con todas sus fuerzas. Pensó en todos: en las millones de personas que estaban mirando la tele, en su perro Tito que lo esperaba en su casa, en su viejo que fue quien le regaló su primera pelota, en su novia Matilde a quien ya no amaba pero le daba pena dejarla y en la videocasetera sin programar “puta, justo hoy que termina la novela” reflexionó y pensó en Argentina Campeón del Mundo. Pensó además que, si erraba el penal, se tenía que mudar de país. Pensó que era demasiado tarde para arrepentirse.

Pensó en todo eso.

Y pateó.

martes, 2 de julio de 2013

Los cortes de Mohamed Zidan

El delantero egipcio, que actualmente juega en Mainz 05 de la Primera División de Alemania, tiene una gran carrera futbolística y eso es indiscutible. Hace catorce años que juega en Europa, fue campeón en tres oportunidades y fue elegido "mejor jugador africano" en 2011. Sin embargo, su fama mundial llegó con sus extravagantes cortes de pelo.




viernes, 28 de junio de 2013

Un arquerito del Barça atajó seis penales

Iñaki Peña, arquero de las divisiones inferiores de Barcelona, se transformó en el héroe de su equipo. En la final contra el Atlético de Madrid, que se definió por penales, contuvo seis de los nueve que le ejecutaron y convirtió el suyo. Anoten el nombre de este joven talento que en un par de años podría ser compañero de Lionel Messi. En este breve compacto, cinco de sus atajadas y su gol.

martes, 25 de junio de 2013

"Corea es otro mundo"

El argentino Pablo Cioffi, que hoy se encuentra en una liga local de su país, cuenta con un récord: fue el primer futbolista argento en desempeñarse en Corea del Sur. “Fue espectacular jugar en todas las canchas del Mundial 2002. La nuestra, por ejemplo, tenía una capacidad para 80 mil personas”, comenta el delantero que en 2009 estuvo en Daegu FC, un club de Primera División que se fundó para que el inmenso estadio que se había construido para la Copa del Mundo no quedara inutilizado.

Si bien jugó en el país asiático apenas seis meses se dio el gusto de enfrentar a varios futbolistas que un año después llegaron a octavos de final del Mundial de Sudáfrica y, también, aprovechó para conocer una cultura que lo dejó perplejo.

“Fue una experiencia fantástica y muy loca. Es un lugar en el que la inseguridad y la suciedad no existen. Viví cosas que pensé que sólo pasaban en las películas como por ejemplo que cada seis meses saquen a la calle los televisores y la tecnología, para ir a comprar todo nuevo”, relata todavía sorprendido.

Cioffi, quien también actuó en Honduras e Italia, cuenta otra particularidad del país que le llamó la atención: “También me asombró que los negocios no cierran nunca, podés ir a la panadería o a la verdulería a las 3.30 de la mañana. Por lo que me dijeron fue la manera que encontraron para salir adelante después de la guerra y les quedó la costumbre”.

“Corea es otro mundo”, concluye el atacante de 34 años y más de 120 goles en su carrera.

viernes, 21 de junio de 2013

La Messi

Alexia Putellas, con apenas 19 años, va camino a convertirse en la versión femenina de Lio. Juega en Barcelona, ya ganó un par de títulos y hace golazos como éste.

martes, 18 de junio de 2013

Rivales que nunca imaginó

Con este descenso a la B Nacional Independiente se medirá con equipos ignotos para la mayoría de sus hinchas. Tres ejemplos.

Villa San Carlos (Berisso, Buenos Aires)

Se fundó en 1925 y se afilió a la AFA recién en 1967. La categoría en la que más tiempo estuvo es la Primera D (29 temporadas). Será su primera experiencia en la segunda división. Tiene un estadio humilde, con capacidad para 4 mil espectadores.

Patronato (Paraná, Entre Ríos)

Su nombre completo es Club Atlético Patronato de la Juventud Católica. Se fundó en 1914 y, aunque pocos lo recuerden, disputó una temporada en Primera División (Nacional 1978): terminó 19º de un total de 32 equipos. Ascendió a la B Nacional en 2010.

Crucero del Norte (Garupá, Misiones)

Tiene apenas 23 años de vida. Recién en 2005 traspasó las fronteras misioneras y disputó un campeonato nacional (Torneo del Interior). ¿Por qué el nombre? La empresa de colectivos denominada Crucero del Norte es fundadora y actual propietaria del club.

DATO CURIOSO

En 1984, hace menos de 30 años y mientras Independiente se coronaba campeón del mundo, Villa San Carlos jugaba en Primera D, Patronato participaba de un antiguo regional y Crucero del Norte ni siquiera existía.

viernes, 14 de junio de 2013

Glorias del pasado

Fútbol Curioso inaugura una nueva sección. Es un juego muy simple: se ofrece una foto y los lectores deben adivinar de quién/es se trata. En esta ocasión, dos protagonistas a reconocer. ¿La ayuda? Ambos son destacados entrenadores argentinos.


Respuesta: Marcelo Bielsa y Alejandro Sabella.

miércoles, 12 de junio de 2013

Gol del viento

Increíble lo que ocurrió en la Serie D de Italia. El arquero rechazó, la pelota salió del área y el viento hizo el resto.


miércoles, 5 de junio de 2013

Aspirinas y Caramelos

* Cuento escrito por @oliveraluciano y publicado en www.hombredecampo.tumblr.com/

La primera vez que tuve la sensación de que mi viejo se moría, que lo vi débil de verdad, fue yendo a ver al Rojo.

Rodolfo (así se llamaba) era periodista. Trabajaba en tele, en radio, en gráfica… Los viernes solía llegar con un regalo: credenciales de Prensa para la cancha. Yo crecí acostumbrado a los lugares privilegiados. Vi muchos partidos en las cabinas, al lado a los relatores de las radios, o en plateas “lujosas”. Era parte de la “chapa” de mi papá.

Pero en 1980, la mano venía distinta. El viejo estaba sin laburar en los medios. En la Argentina de la plata dulce, había puesto un kiosco en la galería de al lado de Sadaic. Ese negocito, último bien de una extraña herencia familiar, no daba para ningún lujo. Vivíamos con lo justo. Para colmo, al periodista le faltaba el “brillo” de la profesión. El otrora escriba reconocido y jefazo, ahora expendía alfajores, turrones y 43/70. Un dato: lo hacía de saco y corbata. Me cuesta recordarlo con otro ropaje. Era casi su uniforme.

Es posible que yo, con 11 hincha-bolas años, haya insistido en ir a la cancha ese día caluroso de diciembre. Jugábamos el partido de vuelta de una semifinal del Nacional. Racing de Córdoba nos había ganado 4 a 0 en la ida, pero vaya a saber que extraño convencimiento nos llevaba a creer que lo podíamos dar vuelta.

Tomamos el bondi a Avellaneda (ya no teníamos el Fiat 800 que se había ido para pagar una deuda) y encaramos la larga caminata por la siempre convulsionada Alsina. Eramos miles los que caminábamos hacia el estadio de la Doble Visera envueltos en banderas, gorros y entonando cantitos que prometían que “vamos a salir campeón…”

Llegando a las boleterías, vi que el viejo encaraba para la fila de la Popular. Debe haber visto la cara de decepción del nene acostumbrado a las cabinas y las plateas. Me dijo algo así como “hoy vamos acá, es mejor”. No le creí. Entendí que era lo que se podía.

La fila de al lado, la de las butacas, era más ordenada. La de la General era un caos de empujones, gritos… Mi viejo -vale la pena recordar que lo suyo eran las letras más que las multitudes…- pujaba por llegar a la ventanilla, pero no avanzaba. De pronto lo vi salir de ese marea de compradores de último momento. “Vamos, esto no es para nosotros” me dijo.

Me salió de adentro un “Y si vamos a la platea?” Creo que mi pregunta fue un puñal. Me contestó “No tenemos plata”. Recuerdo la sequedad de la respuesta. Hoy entiendo que era la última armadura de un tipo disminuido, que no podía cumplirle “algo” a su hijo. Era grave? No, claro que no. Pero evidentemente para él tenía un simbolismo. Ya no era lo que había sido. No se le abrían las puertas de las cabinas. No llegaba a comprar dos plateas. Empezaba a no poder.

Con aire de vencidos, volvimos por Alsina, una calle que siempre me pareció horrenda. Mientras nos alejábamos del estadio, recuerdo haber escuchado el rugido de las tribunas, exaltadas por la salida del equipo…

A las pocas cuadras, mi viejo detuvo su caminata. Me miró y me dijo “esperá un segundo”. Se sentó en el portal de una casita. “Qué te pasa?” le dije. “No me siento muy bien, ya se me pasa”. Una señora que veía la escena desde adentro de la casa salió y le dio un vaso de agua. La situación no duró mucho, se recompuso rápido. Al rato estábamos de nuevo en el colectivo y media hora más tarde, en casa.

Lo que podría haber sido un simple sofocón, fue para mi una señal grave. No se bien porqué, pero ese día de diciembre, algo me dijo que mi viejo se me estaba muriendo. Tenía insólitos y jóvenes 53 años, pero fumaba mucho, había tenido un pre infarto un par de años antes, no se cuidaba… Y estaba (comprendí muchos años después) muy deprimido.

Rodolfo se fue un año y medio después, sin dar demasiada lucha, sin comprender que era más importante cuidarse que entregarse al vicio que lo había tomado a los 14 años y del que, para colmo, estaba orgulloso. Nos dejó rápido. Mi enojo con él, por no haber estado, por no haber bancado, por no haber peleado, duró años. Muchos años.

Ese hombre que se fue envuelto en debilidades, antes de apagarse, fue mi ídolo. Ese porteño tanguero que no me legó un mango, me dejó un puñado de cosas invalorables: el gusto por la historia, la pasión por la lectura, el placer por una buena partida de ajedrez, el ateísmo, una imagen de decencia inquebrantable que fue clave para que yo no me desviara cuando me tentaron… Y claro, el paladar negro de hincha de Independiente.

De muy chico aprendí dos versos : Maril, De la Mata, Erico, Sastre y Zorrilla (el primero) y Miceli, Ceconatto, Lacacia, Grillo y Cruz (el segundo). Se dicen de corrido, rápido, porque decirlo así es señal de que sabes…

Nos recuerdo embanderando juntos la casa, mientras esperábamos que la Central Terrena de Balcarce retransmitiera la señal de alguna final de la Libertadores jugada en Montevideo, en San Pablo, en Santiago… Nos veo saltando y gritando goles de Bertoni que ya van a venir, repitiendo Bo Bo Chini hasta la afonía, aplaudiendo barridas de Pancho Sa, corajeadas del Mencho Balbuena, tiros libres de Pavoni… Me gustaba escuchar aquella anécdota de una tarde en la que Bernao se había acercado a plena platea baja y le había dedicado un gol a mi vieja… Amaba a Boneco, aquel perro pulgoso que salía a la cancha con el primer equipo, llevando en su boca el banderín del CAI.

Cuando yo era chiquito, Rodolfo solía venir con un caramelo. Me lo daba y me decía “te lo manda el señor Independiente”. A veces, en vez de una golosina traía una aspirina. Ante mi mirada de asco, respondía “te la manda el señor Racing”. Era un tipo serio, pero cuando quería, tenía salidas memorables.

El viejo se fue en junio -vaya casualidad- del 82. No llegó a ver el gol de Percudani al Liverpool. Tampoco vivió esa tarde en la que salimos campeones frente a un Racing que descendía. Pero su vida estuvo repleta de vueltas olímpicas, de hazañas, de gloria internacional. De eso, se fue lleno.

Escribo esto en plena agonía. A no ser que obre un milagro, en tres semanas nos habremos ido a la B.

No se que pensaría Rodolfo ahora, pero estoy seguro que jamas se le cruzó por la cabeza que su invencible equipo repleto de copas, estuviese así, casi sentenciado, a días de adquirir esa mancha imborrable.

Me costó añares despedirlo, hacer un duelo como corresponde. Creo que una buena parte de mi tristeza actual tiene que ver con que no puedo parar de recordarlo. De recordarte.

Volvé viejo. Aparecete de traje, envuelto en una bandera roja. Decime que todo esto es una aspirina que me mandó el señor Racing. Que nosotros comemos caramelos, porque los amargos son ellos. Enseñame de nuevo a aplaudir un sombrerito del Bocha. Agarrame de la mano para gritar un gol de Bertoni.

Si no podes volver, te entiendo. Ya es hora de bancármela solo. Seré digno. Aunque, te aviso. A escondidas de Lola, voy a llorar.

Chau viejito. Descansá en el cielo inexistente de los ateos. Algún día vamos a volver.

Este también es un modo, tardío, de despedirte.

lunes, 3 de junio de 2013

De la D al Calcio, sin escalas

Ezequiel Cepeda saltó desde el peldaño más bajo del fútbol argentino y aterrizó en Europa. El joven mediocampista pasó de jugar en Centro Español, un club que actúa en la Primera D, a ser refuerzo de la Sampdoria para la próxima temporada. Sí, jugará en un equipo que fue campeón de Italia (1991) y que supo ser finalista de la Champions League (1992).

“La verdad es que al principio no caía. Con esto me cambió la vida en cuanto a mi carrera pero en lo personal sigo siendo el mismo pibe de barrio que era cuando jugaba en Centro”, le contó a Fútbol Curioso.

Si no se producen modificaciones en el mercado de pases, tendrá de compañeros a varios compatriotas, entre los que se destacan el arquero Sergio Romero (titular del seleccionado argentino) y el delantero Maximiliano López.

“Mi sueño es poder consolidarme en la Sampdoria y hacer una buena campaña allá pero en algún momento también me gustaría volver a jugar en mi país”, afirmó el volante zurdo, de apenas 22 años.

Cepeda ya no enfrentará a Deportivo Paraguayo, Riestra, Victoriano Arenas y el resto de los conjuntos de la última categoría argentina. Sus próximos rivales serán, entre otros, los poderosos Milan, Inter y Juventus.

martes, 28 de mayo de 2013

Villa San Carlos, una historia de amor


Lo que hizo este club es realmente impresionante. En 2006, cuando disputaba el certamen de Primera C, estuvo muy cerca de descender a la última categoría del fútbol argentino y menos de siete años después obtuvo el ascenso a la B Nacional (segunda división).

Con un presupuesto austero y una infraestructura humilde se coronó campeón de la B Metropolitana, un torneo en el que participaron once equipos con Pasado en Primera División (entre ellos se destacan Almagro, Atlanta, Chacarita, Los Andes, Platense y Temperley).

“Antes no teníamos ni pelotas para entrenar y ahora estamos en la B Nacional, es increíble”, confiesa Gonzalo Raverta, quien hizo Inferiores como arquero y hoy es un excelente mediocampista por derecha.

El defensor Federico Slezack también presenta una particularidad. Es futbolista y simpatizante al mismo tiempo. Antes de disputar cada partido, cuelga sus banderas. “Villa San Carlos es mi vida y yo me siento más hincha que jugador”, afirma convencido.

El top tres de las curiosidades se cierra con el entrenador: Ricardo Rezza. El director técnico obtuvo su cuarto ascenso. En el pasado ya había subido tres veces a Primera División (1993, 1997 y 1998).

La Villa, una institución que pasó la mayor parte de su historia en la Primera D (quinta división), jugará por primera vez en la segunda categoría del fútbol argentino. El merecido premio para un club que se siente familia.

jueves, 23 de mayo de 2013

Laboratorio puro, capítulo II

El Parma ensayó una maniobra de pizarrón y Massimo Gobbi, un veterano mediocampista italiano, se despachó con un verdadero golazo. Algunos medios catalogaron la acción como "la mejor jugada preparada de toda la historia".


Desde Fútbol Curioso planteamos el debate. ¿Con cuál te quedás, con este tanto de Gobbi o con el gol de la Selección Sub-17 de Serbia convertido en 2012?

lunes, 20 de mayo de 2013

La granada de Ronaldinho

El crack brasileño, que brilla en Atlético Mineiro, hizo un gol en el clásico contra Cruzeiro y su conquista sirvió para sellar el título del estado de Minas Gerais. Mirá el polémico festejo que le dedicó a la parcialidad rival.


El Gallo, así le dicen al equipo de Ronaldinho, es el máximo ganador del Torneo Mineiro. Con este nuevo campeonato estiró a seis su ventaja sobre el Cru  (42 a 36).

viernes, 17 de mayo de 2013

¿Será el primero en hacer esta locura?

Un hincha de Defensores de Cambaceres, un club argentino que milita en la Primera C (la cuarta categoría a nivel nacional), se tatuó el nombre de su equipo en la cara. Si bien es difícil de comprobar, es muy factible que se trate del primer simpatizante en el mundo en cristalizar semejante muestra de pasión.



"Ésta es mi manera de demostrar mi amor, sin importarme nada. Se me ocurrió que no había casos como el mío y decidí hacerlo", le dijo Pablo Martínez a Revista Tribuna Roja, un sitio web partidario de Defensores de Cambaceres.

martes, 14 de mayo de 2013

"Nunca está hasta que está..."

La célebre frase de Alejandro Sabella sirve para explicar lo sucedido en la segunda división del fútbol inglés. El Watford FC precisaba un gol más para clasificar a la final por el tercer ascenso a la Premier League (Cardiff y Hull ya subieron) y cuando iban 96 minutos tenía penal en contra. Apenas 20 segundos después festejó su pasaje al partido decisivo, con invasión incluida.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Un festejo muy original

Lars Jacobsen, defensor del conjunto danés FC Copenhague, celebró el título de su equipo de una manera inédita: se tiró a barrer y derribó a un ex compañero que hoy se desempeña como periodista de TV. Realmente, un innovador.


jueves, 2 de mayo de 2013

¿Sabías que...?

- Bayern Munich jugará su décima final de Champions League. Hasta ahora ganó cuatro (1974, 1975, 1976 y 2001) y perdió cinco (1982, 1987, 1999, 2010 y 2012).

- Borussia Dortmund disputará su segunda final de la copa más prestigiosa de Europa. La única que jugó hasta el momento fue en 1997, ante Juventus, y se coronó campeón tras ganar 3-1.

- Bayern Munich fue campeón del mundo en dos oportunidades (en 1976 superó a Cruzeiro y en 2001 venció a Boca). En tanto que Borussia Dortmund jugó una sola final Intercontinental y la ganó (en 1997 derrotó a Cruzeiro).

- En la actual Champions, el Bayern suma nueve triunfos, una igualdad y dos derrotas (77 % de los puntos). Su goleador en esta copa es Thomas Müller (foto), con ocho. El Borussia, por su parte, acumula siete victorias, cuatro empates y una caída (69 %). Su máximo artillero en esta competencia es Robert Lewandowski (foto), con diez.

- Por primera vez en la historia de la Champions League habrá final cien por ciento alemana, aunque no será la primera vez que el choque decisivo se dé entre conjuntos del mismo país. En 2000 hubo final española (Real Madrid superó a Valencia); en 2003, italiana (Milan venció a Juventus por penales); y en 2008, inglesa (Manchester derrotó a Chelsea también por penales).

- Será el séptimo título de Champions para un club germano. Alemania continuará lejos de los tres países más ganadores (España, trece; Italia e Inglaterra, doce).

- El Bayern y el Borussia se quedaron con las últimas cuatro ligas alemanas. El elenco de Munich (el más ganador de la historia, con 24) festejó en 2010 y 2013, mientras que el equipo de Dortmund (ocho títulos) celebró en 2011 y 2012.

martes, 30 de abril de 2013

Al servicio del espectáculo

Christoffer Källqvist, arquero que actúa en la Primera División del fútbol sueco, rompió con todos los protocolos. Apostó por la fantasía, arriesgó su arco y la acción tuvo final feliz. Muy bien por el delantero que no dudó en felicitarlo.

viernes, 26 de abril de 2013

El fútbol de la Abuela

* Cuento escrito por Ariel Scher y publicado en www.11wsports.com

La Abuela decía siempre que lo mejor de la música era Silvio Rodríguez cantando "El tiempo está a favor de los pequeños" y que, desde que descubrió que la vida cabía en el cine, nunca se había emocionado tanto como con una película que se llamaba "La clase obrera va al paraíso". No era artista ni devota de los museos, la Abuela, pero igual se había armado un cuadro precioso en su pieza, con el recorte de una página de la revista El Gráfico de 1973, en la que un triunfo de All Boys sobre River en el estadio Monumental también lucía ese título: "La clase obrera va al paraíso". Falta decir que, además de no ser visitante de museos, la Abuela no iba a las canchas no por antipatías sino porque le tocó crecer en una época en la que ser mujer y ser futbolera no parecía posible para un mismo cuerpo. Sin embargo, cada vez que se enteraba de que un equipo humilde le ganaba o le intentaba ganar a uno poderoso, la Abuela lloraba llantos de felicidad.

La mejor amiga de la Abuela hablaba por los labios, por los codos, por el miedo al silencio y por la soledad. En general, escucharla tenía que ver más con la caridad que con la voluntad y era un acto que agotaba tanto como ser rival del Barcelona de Xavi y de Iniesta y pretender quitarle la pelota. De todos modos, no resultaba necesario ser nieto ni sobrino nieto ni ex compañero de colegio de la Abuela para morir de admiración y de ternura cuando esa amiga recordaba cómo se enamoró la Abuela del Abuelo y en cuántos segundos germinó ese amor. Fue en 1950, en un julio diferente de los julios anteriores y posteriores. Un rato antes de la final del Mundial, que se jugaba en Brasil, la Abuela avanzaba sin urgencias rumbo a una panadería en la que, al compás de los ritmos de ese tiempo, tampoco nada era urgente. El único que daba señales de apuro era el muchacho que se ubicaba un paso adelante de la Abuela en ese negocio impregnado por al aroma mágico del pan. Con excitaciones fuera de contexto, ese muchacho pidió rápido medio kilo de miñones y se excusó por su aceleración, pero reveló que lo apremiaba obtener alguna noticia de lo que ocurría entre Brasil y Uruguay, las dos selecciones que iban por el campeonato. Enseguida, sin que se lo preguntaran, confesó que hinchaba para Uruguay, un poco porque lo creía el más débil y otro poco porque suponía que, frente a tanto público local, los jugadores debían requerir de algún aliento a la distancia. Fue suficiente. Según el relato de aquella amiga, La Abuela se desentendió del pan, de que le llegaba el turno de su compra y, también, del universo completo. Salió de la panadería, caminó o corrió detrás del muchacho que hinchaba para Uruguay con medio kilo de miñones en un paquete y le propuso casamiento. Desde entonces, la Abuela y el Abuelo no se separaron más. Y no dejaron de hacer fuerza ni en una sola de sus horas compartidas a favor de los candidatos a la derrota que no se resignaban a la derrota.

Los hijos y las hijas, las vecinas y los vecinos, los vendedores del barrio y, por supuesto, la amiga que no paraba de hablar fueron testigos, a través de las décadas, de cómo la Abuela se frenaba en las plazas para gritar los goles que los equipos de bajitos les hacían a los equipos de grandotes y de su fiesta profunda cuando las noticias de un mundo injusto avisaban del triunfo de un oprimido sobre un opresor. No por azar, la Abuela se sintió atleta cuando Abebe Bikila se impuso, pies descalzos inolvidables, corazón vestido de todo, en el maratón olímpico de Roma en 1960, superando no a sus adversarios de circunstancia sino a los que suponían que alguien así no podría vencer. Y, aunque sus propios pies no estaban ni cerca de marchar como los del gran Bikila, advirtió que le sobraba fuerza para subir por las paredes en cada mañana en la que los diarios publicaban que los castigados del planeta sepultaban una prohibición vieja y disfrutaban de una nueva libertad.

La Abuela distribuía su artesanía de notable repostera entre los jóvenes que escalaban las tribunas visitantes de los estadios más famosos durante los domingos en los que sus equipos estaban condenados a perder. Con frecuencia, con enorme frecuencia, esos equipos cumplían con los vaticinios y perdían. No obstante, lo que la Abuela valoraba, lo que justificaba su reparto de masas y de masitas, era que esos hinchas no se rendían y se permitían la esperanza de que alguna tarde, quizás justo esa tarde, antes y después de otras tardes de decepciones previsibles, lograrían ver una victoria valiente. Eso explica que, aunque ya bordeaba la parte más vieja de su vejez, la Abuela averiguara en el 2012 cómo se hacía para mandar al exterior la más gigante y la más sabrosa de todas las tortas de frutilla y chocolate que preparó desde que su propia abuela la entrenara en frutillas, en chocolates y en los sabores de existir. No le costó entender el mecanismo del envío, pero se le tornó duro vulnerar una contradicción. Sucedía que, entre todas las palabras de todos los idiomas, pocas la conmovían más que la palabra "unión". Y esa torta gigante estaba modelada gramo por gramo a causa del tropezón de una institución imponente que le caía simpática, precisamente por esa palabra: el Manchester United. No obstante, a la Abuela le había parecido tan épica la actuación del Athletic Club de Bilbao, cuando superó al United en la mismísima Manchester por la Liga de Europa, que consideró que los jugadores vascos merecían recibir esa torta suya. Es cierto que la Abuela no encontró jamás la manera de verificar si la torta gigante arribó a su destino. Tan cierto como que, cuando el Athletic tocó el cielo en ese partido glorioso, el Abuelo y ella, naturalmente, lloraron de felicidad.

Quizás por ejercer tanta pasión o acaso por respirar intensamente tantos años, a la Abuela se le extravió en los últimos meses la potencia de las manos para inventar tortas gigantes. Se lo confidenció, con cierta pena y en fechas de cumpleaños, a dos de sus nietos soñados. Uno era hincha de River y otro era de Racing, amplio argumento para que ella también deseara todo lo bueno para River y para Racing porque cualquiera conoce que nada vuelve más radiante a una abuela que un nieto en estado de sonrisa. Aun así, hace unas noches debió excusarse con ambos por más cuestiones que las tortas ausentes. Es que a River y a Racing, dos grandes del país de la Abuela, los dejaron fuera de un torneo denominado Copa Argentina dos clubes de resonancias más cortas como Estudiantes de Buenos Aires y Tristán Suárez. La Abuela se estremeció por los abrazos de los jugadores y de los hinchas de esos equipos, abrazos que atrapaban la maravilla de haber transformado en posible lo imposible. A sus nietos les aseguró que no importaba mucho un gol más o un gol menos porque los soles y las sombras que salen de las canchas van y vienen, como van y vienen tantas cosas, así que no era sensato entramparse demasiado ni en esa ni en ninguna frustración. Y que, en cambio, esos resultados funcionaban como prueba de lo más hondo que ella podía legarles: la idea de que la historia no del fútbol sino de las personas está poblada de lógicas, pero nunca podrá escribirse de antemano. Una digna vida entera le había enseñado a la Abuela que lo único que se sabe del futuro es que está lleno de hazañas pendientes. Y que una hazaña pendiente es que el tiempo esté a favor de los pequeños, o sea de cada ser humano, o sea de cada igualdad. Convencida y conmovida estaba la Abuela contándole eso a los nietos, orgullosa de percibir que la comprendían, mientras se acordaba del Abuelo en la panadería, hinchando por el más débil, y se volvía a enamorar.

miércoles, 24 de abril de 2013

Rebotín rebotán

El torneo uruguayo conserva la vieja esencia del fútbol que trae nostalgias. Estadios que en nuestro país podrían ser de la B Metropolitana o la C y son de Primera División, alguna que otra murra inolvidable compatible con la siempre venerada garra charrúa o este tipo de cosas. Cerro le ganó 3 a 1 a Danubio y el tanto del descuento de Los Franjeados pinta de cuerpo entero al balompié Celeste. Leonardo Melazi pudo aprovechar este verdadero embrollo, pero ni así le alcanzó a los suyos para llegar al empate.


Por Ezequiel Del Bueno para futbolcurioso.blogspot.com

viernes, 19 de abril de 2013

Para el amor no hay edad

Juan Carlos Ramírez (foto), José Percudani, Gerardo Reinoso y Juan José Serrizuela, quienes brillaron en Independiente en décadas pasadas, decidieron volver al fútbol. JJ es el único que no supera los 45 años.

Estas viejas glorias se sumaron al plantel de Porteño, un equipo que milita en la Primera B de la Liga Amateur Platense (segunda división del torneo más importante de la ciudad de La Plata). Oscar Olivera, director técnico de ese conjunto y también ex futbolista del Rojo de Avellaneda, fue quien los convenció de regresar a la actividad.

“Si bien es cierto que les falta un poco en lo físico tienen mucho para aportar porque las condiciones técnicas no se pierden. Estamos trabajando con seriedad y la verdad es que estamos muy entusiasmados”, le dijo Olivera a Fútbol Curioso.

Los que ya hicieron su presentación fueron el “Avión” Ramírez y el “Tiburoncito” Serrizuela. Este último debutó con todas las luces: gol y asistencia para el triunfo 2-0 sobre Capital Chica. En los próximos días será el turno de “Mandinga” Percudani y la “Vieja” Reinoso.

En total suman más de 600 partidos en Independiente y los cuatro se dieron el lujo de ser campeones con esa camiseta. Estos cuatro fantásticos, hoy con menos velocidad y unas cuantas canas, demostraron algo: nunca es tarde para volver.

lunes, 15 de abril de 2013

Machistas abstenerse

Indi Cowie, futbolista de Estados Unidos, grabó un video que causó furor en la red (está a punto de llegar al millón de reproducciones en Youtube).


Si no sos machista y querés ver más, podés visitar su página web oficial: http://indicowie.com/

jueves, 11 de abril de 2013

¡Qué carita!

El rostro de Phil Jones grafica a la perfección cómo sufrió el United el gol de Sergio Agüero que definió el clásico de Manchester en favor del City. Aplausos para el Kun por su valiosa conquista y para Ian Hodgson, el fotógrafo que inmortalizó semejante cara.


lunes, 8 de abril de 2013

Cuatro palos

Una jugada increíble, que difícilmente tenga algún antecedente. Para agarrarse la cabeza durante un buen rato.


sábado, 30 de marzo de 2013

De campeón del mundo a futbolista amateur

Marcelo Delgado, quien hace unos días cumplió 40 años, decidió volver al fútbol. El Chelo jugará en For Ever, un club que milita en la Liga Amateur Platense (el mismo campeonato que jugó Juan Sebastián Verón). "Me sumé al plantel porque soy amigo del preparador físico y porque extrañaba un poco. Estoy entrenando con muchas ganas y esperando ansioso por el comienzo del torneo", cuenta el delantero.

Si bien la competencia oficial comenzará el sábado 6 de abril, ya disputó el primer amistoso con su nuevo equipo. El triunfo 3-0 sobre Fomento Los Hornos, con un gol suyo, alimentó la ilusión: "El objetivo de uno, que coincide con el de los muchachos y el cuerpo técnico, es pelear arriba".


El Chelo se había retirado en 2008, luego de vestir siete camisetas: Rosario Central, Racing, Boca, Belgrano, Cruz Azul de México, Barcelona de Ecuador y Selección Argentina. En total marcó 166 tantos y ganó 10 títulos, todos con el Xeneize (entre ellos, tres Libertadores y una Intercontinental).

"Soy feliz de estar en For Ever, me siento uno más del grupo. Me lo tomo con mucha seriedad y con todo el respeto que este club se merece", expresa con total sencillez.

No tendrá de compañero de ataque a Martín Palermo y tampoco hará de local en la Bombonera. Eso no le importa. Lo que quiere Delgado es volver a jugar al fútbol y, al mismo tiempo, ayudar a un club que se revolucionó a raíz de su llegada.


Para leer la entrevista completa, hacer click acá.

miércoles, 27 de marzo de 2013

Messi y Cristiano a los pelotazos

Andrzej Lenard es un pintor surrealista que llegó a tener fama mundial gracias a sus dos últimas obras. El polaco, quien se hace llamar ATFLenard, retrató a Lio y CR7 de una manera muy original. Mirá los videos.