Notas, fotos y videos de ese costado insólito que tiene el deporte más lindo del mundo.

lunes, 27 de abril de 2009

Deportivo Paraguayo


Con el título no se hace referencia al equipo que hoy participa en la Primera D del fútbol argentino, sino al Atlanta de 1932.

Ese año los dirigentes bohemios contrataron a nueve futbolistas nacidos en Paraguay. Y eso no es todo: el 12 de junio, todos fueron titulares. El rival fue River que ganó por 3 a 0, con goles de Bernabé Ferreyra y Arrillaga, en dos oportunidades.

En aquella temporada Atlanta terminó último pero no bajó de categoría porque no había descensos. Ese equipo tuvo otro récord: fue el que más jugadores utilizó en un mismo torneo. Fueron 60.

Fuente: clarin.com

viernes, 24 de abril de 2009

"Increíble jugada. Insólito"

Así describió lo sucedido el relator del partido. Para mirar una y otra vez...

Fuente: Dickie R. video

lunes, 20 de abril de 2009

¿Bailamos?


Así le dijo un futbolista a uno de sus rivales que, sin dudarlo, le dijo: "sí, encantado". Hace un par de semanas pudimos observar un lindo beso y, ahora, dos que bailan más que entusiasmados. ¡En el fútbol no todo es violencia!

Fuente: videosydiversión.com

viernes, 17 de abril de 2009

Los hermanos sean unidos...


El fútbol profesional registra innumerables casos de parejas de hermanos que jugaron juntos, incluso a nivel de selección. Jack y Bobby Charlton en Inglaterra, Rene y Willy Van der Kerkoff en Holanda, Ronald y Frank De Boer también en Holanda, Brian y Michael Laudrup en Dinamarca, Kana y Omar Biyik en Camerún, Marcin y Michal Zewlakow en Polonia, Niko y Robert Kovac en Croacia, Diego y Gabriel Milito en Argentina…

En nuestro país, la historia registra el extraordinario caso de los seis hermanos Brown, que jugaron a principios del siglo pasado en el legendario Alumni: Jorge, Carlos, Ernesto, Alfredo, Eliseo y Juan Brown. Era, claro, fútbol amateur.

Ya en la era profesional, a nivel de clubes hay también infinidad de casos de hermanos, aunque no siempre jugaron juntos: los Onega, los Husaín, los Montenegro, los Barros Schelotto, los Serrizuela, los Enrique, los Aimar, los Mac Allister, los Islas, los Bayo, los Killer, los Maradona, los Lux, los Capria, los Scaloni, los Cambiasso, los Graieb, los Pellerano, los Solari, los Da Silva, los Barrientos, los Crosa, los Domínguez, los Zárate (son cuatro -el Ratón, el Roli, el Chino y Mauro- pero sólo dos jugaron juntos), los Higuain, los Schiavi, los Díaz (Michael y Damián, hijos de Ramón) y los otros Díaz (Rodrigo y Román), los Bottinelli, los Burdisso... Y así podríamos seguir encontrando por varias horas.

Hay, sin embargo, un caso muy especial que es único en el fútbol profesional argentino y quizás también lo sea a nivel mundial: el de los hermanos Raúl, Roberto y Delfor Sbarra, que allá por 1935 integraron, juntos, la línea media de Estudiantes de La Plata.

Fueron sólo cuatro partidos, pero suficientes para marcar un récord y para que algunos memoriosos aún evoquen con nostalgia: "...cuando la línea media era Sbarra, Sbarra y Sbarra..."

Por Dickie R. para futbolcurioso.blogspot.com

lunes, 13 de abril de 2009

El partido que tuvo tres tiempos


Fue el 20 de noviembre de 1988. Luego de los noventa reglamentarios, Argentinos y Racing empataron 1-1. En ese momento todos los partidos debían tener un ganador. Entonces, fueron a penales. Lo curioso es que estuvieron 45 minutos pateando.

Al final, El Bicho se quedó con el triunfo luego de una apasionante, pero lenta, definición. Fue 20-19. El que terminó con la serie fue Carlos Goyén (foto), quien atajó el penal de Videla, jugador de La Academia.

Otra perlita del mismo encuentro: en la primera etapa fueron expulsados, por agredirse mutuamente, Rubén Paz y Fernando Redondo, en aquel tiempo un pibito de 19 años.

Fuente: elgrafico.com.ar

viernes, 10 de abril de 2009

Para ganar, hay que patear al arco


El título es una gran mentira. A pesar de que es una frase repetida en el mundo del fútbol, es una absoluta falacia. Un partido jugado hace pocos días, más precisamente el 5 de abril, demuestra que un equipo puede quedarse con los tres puntos sin siquiera patear al arco.

Rosario Central viajó a Tucumán, no pateó al arco y derrotó a San Martín por 1 a 0. Parece imposible, pero sucedió. La Academia rosarina del milagroso Mostaza Merlo y el uruguayo Jorge Anchén lo hicieron posible. Los Canallas por defender el cero en su arco y el jugador del Santo por hacerse un gol en contra.

"Ganó sin patear al arco: los milagros existen", publicó Olé. La frase hecha de que para ganar hay que rematar al arco queda desterrada. A pensar y sugerir un título que no mienta...

Fuente: ole.com.ar

lunes, 6 de abril de 2009

¡Besándose!


Muchas veces en el fútbol los jugadores se pelean. Pero otras suelen saludarse, abrazarse y hasta besarse. Sí, leyó bien. Sino mire a estos dos: se olvidan de la pelota y se dan un piquito. ¿Cómo habrá seguido esa historia de amor?

Fuente: ociofull.files.wordpress.com

viernes, 3 de abril de 2009

Aprendé a pararla y definir de cabeza

Para aprender a pararla de aire, definir de cabeza y hacer un gol, sólo hay que observar a este muchacho. Eso sí: después hacerlo en el arco que corresponde...

Fuente: Dickie R. video